El autoodio del Heraldo. Vendiendo Aragón

miércoles, febrero 21, 2007 9:59
Publicado en la categoría purnas

Quizás es el rencor. Aunque no se sabe bien a qué. Quizás a unas recalificaciones por aquí, u otras por allá. O quizás el que se alcen algunas voces, si bien pocas, que cuestionan el liderazgo absoluto que durante decenios ha tenido el Heraldo de España sobre el devenir político del país. Quizás es eso. Quién sabe. Quién sabe porqué el autoodio y la revancha guían a políticos y a éste medio ¿aragonés? a volver a colocarnos en la tercera división. Por eso insisten, sorprendentemente, que es mejor no garantizar financiación en el estatuto, insisten, también, en que las lenguas de Aragón es mejor dejarlas morir. Vuelven a llevarnos por donde la UCD y la culpa, ojo, la culpa, es de quien no apoya el microestatuto. Divertido, quizás, si no fuera porque nos jugamos el futuro. 

 

Un futuro que dependerá de todas las reservas financieras que las comunidades que no han tenido complejos han conseguido arrancar del Estado. Un futuro que parte de pensar en Aragón y no en Madrid. Cosa difícil. El Heraldo de España incluye hoy en su información sobre el estatuto un retruécano capaz de hacer sonrrojar a Goebbels. Ahí queda para la posteridad que la culpa de no poder avanzar en el estatuto la tienen, ¿cómo no?, los catalanes. Con sus “inadmisibles” propuestas sobre el catalán en Aragón. Gracias a esa propuesta Aragón no tendrá financiación suficiente, no asegura su reserva hídrica, seguirá sometida por los siglos de los siglos, y, además, ni siquiera tendremos historia. Acojonante. Hasta Santiago Lanzuela (José Mari, úsanos), ese nefasto presidente que fue una vez del país, tiene su rincón hoy en el Herald. PAra decirnos que los catalanes quieren que el Ebro llegue hasta el final. Nada de culpar a los trasvasistas, o a los pantaneros que amenazan con desbordar Yesa y dejar el territorio arrasado. La culpa, los catalanes.

 

Asegura esta posición el cerril desencuentro cachirulero. Que no ve que el enemigo no está en BArcelona, que sólo defiende lo suyo, sino en MAdrid, que también defiende lo suyo, salvo porque nos considera tan suyos que prefieren sangrarnos que potenciarnos. Pero aún contentos y agradecidos, bote de vaselina en mano, los políticos que una vez se consideraron a sí mismos como aragoneses, y a los que habría que despojar de esa condición siquiera fuera moralmente, acuden alegres y contentos a la Metrópoli para dejarnos a todos con las verguenzas al aire, y satisfecho al poder colonial, que con los pies sobre nuestras espaldas, se fuma en una pipa con nuestra agua, el nuevo estatuto. Ah..los placeres de la carne.

 

….

 

Mención aparte la “información” sobre el partido de la selección nacional. Con artículo de opinión incluido contra el viceconsejero de deporte, Juan JOsé Vázquez, por salir ahora en la foto del partido que Aragón jugó contra Chile. DEscolocaditos perdidos con un Gobierno de Aragón tan extraño como diluido.

 

….

 

Hace dos años: Referendum Plus

Hace tres años: La fábula de Aragón y Murcia

 

Etiquetas: AragónestatutomediaHeraldoautoodiocolonialismoEspañaespañolismo

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario