Del Aragón del que no nos acordamos y los sueños

miércoles, enero 31, 2007 18:52
Publicado en la categoría purnas

Hubo un tiempo en que los aragoneses tuvimos que emigrar. Quizás ese tiempo no ha pasado todavía. Pero hoy la emigración es diferente. Hoy quienes se van a veces son los más preparados, mientras contratamos gentes de fuera para enseñarnos a hacer las cosas. Todavía pasa…es el pensamiento colonial , quizás. Algunos, afortunadamente, hemos tenido la suerte de volver , aunque siempre nos queda el poso de lo que fuimos en otros sitios. El caso es que los que se iban antes, los que todavía mueren en las páginas de la Vanguardia o en otros periódicos se fueron porque no tenían para comer, porque vivían épocas duras, porque les ahogaban los pantanos, las deudas y el hambre. 

 

El domingo vagabundeaba por Barcelona. Una noche de domingo como hubo otras decenas de noches de domingo. Sin perder lo que era, esa ciudad me hizo barcelonés. Y hasta hoy. Al final nuestros pasos acabaron en el California. Como tantas noches. Ambar, los Chichos y María Jiménez. Buena combinación. En un lado de la barra un abuelo jugaba al dominó con Mari, la dueña. Al lado, una mujer de unos 50 jugaba a perder la vida detrás de un vaso de whiskey enorme. Marc limpiaba vasos. La Mari es de Granada, también buscó sueños que acabaron en la calle Escudellers. El abuelo se confesó nacido en la calle Boggiero de Zaragoza. 51 años después de partir de allí, todavía no ha vuelto a Zaragoza. La otra mujer, perdió más todavía en las calles de Barcelona. La miseria había que borrarla como fuera, aunque fuera a cambio de cuatro duros. Es de un pueblo de Zaragoza y ahora ahoga sus sueños en alcohol y sus recuerdos en papeles amarillos.

 

Acabamos hablando de Zaragoza los tres. De las calles, de la vida. De los viajes. Del mundo. Acabamos cantando jotas. Hay que ver. Al final yo escribí en un papel dos de las pocas que me sé. Nada finas, ni nada patrióticas, ni nada sentimentales. De las guarras. Curiosidades de la vida, son dos de las que canté hace casi tres años con dos chicas de Torrecilla de Alcañiz,  pueblo ahora en la cumbre de su fama por un motivo bien triste. Al final ella salió del bar, tambaleándose. Con ella va el pleno empleo aragonés, los sueños de un país encerrado y colonizado. Ella también es Aragón. Un Aragón que tuvo que vender su cuerpo para sobrevivir. Después volvía a Zaragoza con el alma en un puño. TOdo lo que soñamos…no tiene porque convertirse en realidad.

 

….

 

Hace dos años: Lunes de duda

Hace tres años: S.O.S. La carta de Julio Medem

 

Etiquetas: AragónsueñosBarcelonabaresemigración

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

2 Respuestas to “Del Aragón del que no nos acordamos y los sueños”

  1. El marinero del California. Maneras de sobrevivir | Purnas en o zierzo says:

    marzo 14th, 2011 at 22:40

    […] que cuando vayáis por el California, brindad por mí con un anamari, por ejemplo, por las mujeres de Daroca, por los paisanos del Gancho, por la Mari , y por el superviviente. A tu salud, […]

  2. Bar California cerrado….snif | Purnas en o zierzo says:

    marzo 16th, 2011 at 14:11

    […] para Mari. Si queréis historias del California en Purnas hemos contado unas cuantas. Aquí o aquí . Buenos ratos, mejores risas, y buenas cervezas. Y pensar que la última vez […]

Dixa un comentario