Esperas y desesperanzas. Cerca, lejos. Avui com ahir

jueves, enero 18, 2007 19:23
Publicado en la categoría purnas

En realidad hoy tengo poco que decir. Esperaba más de algo que no ha sido. Esperaba menos de algo que está siendo. Y hablar cada día de lo mismo cansa. A veces recuperas registros de conversaciones perdidas. A veces incluso esperas mucho más de lo que cabe esperar. Esperas que el Heraldo se vuelva de Aragón. Y más de lo mismo. Esa manía repetitiva de echar la culpa de las faltas de Aragón a los nacionalismos de al lado. Especialmente al catalán y al vasco, pero no al español o al francés. Especialmente no al español. Y especialmente no al español radicado en Aragón. La culpa de los vascos y de los catalanes. Sobre todo de los catalanes, claro.

 

Esperas que esa mirada signifique algo más. Y luego nada. Se queda en un ir y venir entre trasiegos de gente. Se queda en un murmullo quedo. En un gemido apagado. En un grito que nunca gritarás. En un país que calla. Y otorga. Y siente. Desprecio. Pero siente. Entre zanjas, que no agujeros. Entre huecos, que no entre pliegues. Ahí es nada. Luchando en la nada existencial para caminar hacia una nada casi más existencial.

 

Sobran palabras entonces. Sobra libertad, sobra paz, sobra igualdad, justicia, independencia, autoestima, país. Sobra agua, porque para qué. Sobra tierra, porque para qué. Sobran paisanos, porque para qué. Si de fuera ya sabrán lo que nos conviene. De fuera en Madrid, Sevilla, Barcelona o Valladolid, por supuesto. Que no en Paris, Londres, Berlín o Kuala Lumpur. Eso es tan fuera, que lo demás parece dentro. Convenciones. Cerca y lejos. Está más cerca Toulouse que Sevilla. Y sin embargo, te quiero. Como la Giralda al río. Y mientras Occitania se nos muere allí tan lejos de puro cerca.

 

Y todo eso pasa mientras pasamos. Pasando. Que es gerundio y goma y geranios y gravedad y gravitación y gilipollas. Que también. ¿Un punto G? Quiá. Miles y miles. Pensando que era mozuela.

 

….

 

Hace un año:  Re-Chislando

Hace dos años: Urdaci, Losantos y la banalidad del mal
Hace tres años:Domingo, domingo y solidaridad con Fermín Muguruza

 

Etiquetas: cercalejosAragónHeraldoesperanzalibertad

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario