El deber de la duda

martes, enero 16, 2007 19:33
Publicado en la categoría purnas

En esta serie sobre el periodismo actual he mencionado ya el horror horrible horrísono y horripilado del periodista actual, de nosotros, como periodistas de hoy, por la duda. Como niños de 4 años ante el Rey Baltasar, o cualquiera de los otros dos, damos por buena cualquier versión que venga acompañada de la suficiente autoridad. Somos meros correividiles, decíamos ayer, y ejercemos de tales. Ni siquiera dudamos ante los comunicados oficiales. Somos esclavos de la prisa, y del gabinete.

 

Tenemos el derecho de dudar. Tenemos el deber de dudar. De todos y de todo. Cuando alguien nos convoca para contarnos algo, es porque le beneficia. Siempre. Aunque sea para responder a una crítica o a una información negativa. Y por eso, debemos, una vez más, un día más, un segundo más, dudar, y dudar. No vale con contrastar. Esa es la otra gran trampa. Como el gobierno ha dicho (a) vamos a buscar a la oposición. ¿Para qué? ¿Para que nos diga (b)?. Quizás es mejor que acudir a la oposición acudir a un tercero que nos dirá a+b o c, o cualquier otra cosa que nos clarifique y nos oriente.

 

Dudemos. Por práctica profesional. Preguntemos, por práctica profesional. Por ética. Veamos más allá de lo que nos hacen ver, o de lo que nos quieren hacer ver. Tenemos más herramientas que en otras profesiones. Tenemos más recursos que en otras profesiones. Vivimos de la agenda. Vivimos de los ojos de los demás. Pero los ojos de los demás sólo nos deben enseñar el camino. Después…tenemos que mirar con nuestros propios dos (o uno, o cuatro) ojos. Ese es el espíritu. Y si no, queda en nada todo lo demás. Dicen que a veces decimos que la verdad no te puede estropear un titular. Desterrable, por supuesto. Pero no dejemos que la nota de prensa, la declaración, la comparecencia nos estropee la verdad.

 

….

 

El Estatuto de Aragón B, versión revisada, colgado aquí en html por Tausiet y obra de Joaquín Carbonell y Roberto Miranda . Se han reído.

Ejemplo o verbigracia:

A1.- El presidente

• Hay un presidente, pero no hace prácticamente nada.

• Será elegido por sorteo cada cuatro años.

• El gobierno se reúne cada martes en el Cachirulo, pero no toma decisiones.

Obligaciones del presidente:

.- Ser elegido.

B) Del gobierno y otros fastos

a) El gobierno es elegido mediante votación por los tres estamentos más importantes: el pueblo llano, Ibercaja y la patronal.

C) La bandera

a) Es como la de España pero con las rayas más pretas.

b) Colores: los de siempre.

c) Dimensiones: todo lo que dé el balcón.

d) El mástil o palo será verde.

e) Debe lucir con fasto y bambolla en todos los ayuntamientos, diputaciones y taxis.

 

….

 

Hace un año: Aniversario de Contrabanda

Hace dos años:Aragón en un blog. La entrevista del Heraldo.
Hace tres años: El pecado de la diferencia

 

Etiquetas: periodismorealidadobjetividaddudaverdadmedia

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario