Vender lo vendido

martes, diciembre 5, 2006 8:54
Publicado en la categoría purnas

Es un argumento recurrente de los que venden a Aragón. Lo venden, pero nos venden a los ciudadanos el precio. Cuando el PP quería expoliar otra vez nuestros recursos nos decían “pero haremos el pacto del agua”. Que incluía obras queridas y no, pero que era un pacto previo al trasvase. Es decir, que se tenía que hacer, una vez votado y decidido independientemente de si nos robaban o no. Pero llegaba el ministro de turno o los jefes locales del PP español y nos decían “que sí, que sí, que así podremos hacer el pacto del agua”. Tachán. Magia.

Y llega la presentación de la Ciudad del Motor , en Alcañiz. Un proyecto para revitalizar la zona, para aprovechar el tirón de la que era una importante carrera de coches urbana. Y sale el que inaugura cosas. José Ángel Biel, a la sazón copresidente de esto que llamamos Aragón, hace un discurso muy bonito. Lo bonito que va a quedar todo. La de puestos de trabajo que va a dar. Hasta el Fernandico Alonsico aragonés saldrá de Alcañiz y redolada. Todo perfecto, hasta que nos cuela otra vez el mismo recurso que con el trasvase. Lo llamó ayer “efectos colaterales”. “Los efectos colaterales serán muy positivos, porque se incluirá el desdoblamiento de la carretera N-232. Señor Biel, por dios…que ese desdoblamiento ya debería estar hecho, sin necesidad de ciudades del motor. Que hace años que hay un movimiento para la equiparación de esa carretera a una carretera normal, llámese autovía. Que soporta un importante volumen de tráfico.

Y el alma crítica y sandunguera que llevo dentro, me lleva a preguntarme…Si tan bueno es eso de la ciudad del motor, ¿Qué necesidad hay de acoplarle algo no sólo bueno, sino absolutamente imprescindible?

…..

Hace dos años: Dieguito el Malo y Ou, yeah

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario