La justicia poética y las neuronas

lunes, noviembre 13, 2006 19:10
Publicado en la categoría purnas

Existe todo un mundo de justicia poética fuera de nosotros. Un mundo de pequeños reveses y victorias que sólo tienen sentido en la lógica macrogigante de un universo juguetón. Desafíos arrolladores que perecen muertos de éxito. Y riesgos humildes que acaban por vencer sin haber tenido ocasión siquiera de sacar pecho. En esta lógica quizás está el equilibrio del mundo. O quizás sólo es el azar. Momentos de gloria que se apagan en un mísero ay. Y momentos lamentables que acaban estallando de júbilo sin apenas quererlo. Los ejemplos están ahí afuera. Como está afuera el azar del reencuentro. El segundo mágico de una mirada cómplice. El fin amargo y alegre de algo que ha sembrado alegría y amargura en diferentes proporciones. Es la cocina del mundo. Surge así. No es renunciable, pero tampoco es imposible. No es deseable pero tampoco es odiosa. Tiene todos los toques dulces, amargos, salados, agrios, oscuros y claros de la vida. Hoy es 13 de noviembre . ¿Y qué?. PUes que como ayer, y como mañana, y como el 7 de julio, el 1 de mayo, el 14 de abril o el 4 de enero, miles de pequeñas victorias y derrotas se habrán sembrado en las personas. Puede ser ese café estupendo que humea. Puede ser un juez de línea 10 años después. Puede ser que te den una medalla y mueras al día siguiente después de sobrevivir al Somme. Puede ser eso y todo lo demás. No tiene rimas asonantes ni consonantes. Puedes esperar todo un milenio para que te llegue y sólo te llegará cuando dejes de esperarlo, o al revés. Puede ocurrir que nada más desearlo se ponga delante de ti en un barrio del Sur, o en el propio Barrio Sur. Porque lo que de verdad importa está donde tiene que estar. Debajo de un cráneo. Dentro de él. Donde las neuronas conecten, interpreten y hagan ver que otra realidad es posible, con dos cojones. Y cuando las neuronas conectan, los sueños sueñan, y las manos actúan…la justicia siempre, siempre, será poética.

…..

Hace un año: La COPE somos todos

Hace dos años: Mermelada de moras De esquelas en Barcelona y la emigración aragonesa.

 

Etiquetas: justicianeuronasazarmundogloriamiradas

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario