Mur, el estatuto y la deuda que nunca pagarán

miércoles, noviembre 8, 2006 17:59
Publicado en la categoría purnas

Pregunta el senador Mur al presidente del GObierno español sobre la deuda histórica del Estado con Aragón. Responde el señor Rodríguz Zapatero que habrá que llegar a un acuerdo, pero que será difícil, y contesta el señor Mur, rendido ya a la evidencia rojigualda: “el Gobierno central está haciendo un esfuerzo con Andalucía al incorporar en su Estatuto previsiones para hacer efectivo un pago que también era discutible. Hagámoslo también en Aragón sin necesidad de modificar nuestro Estatuto”. Olé ahí. mi chico. (Por cierto, la primera entrevista que hice en mi vida, se la hice a él). El PAR, y su aliado en el Gobierno, el PSOE, deciden no negociar la deuda histórica en la redacción del estatuto, cosa que ya incorporaba el otro. El PAR decide llevar la cosa al Senado, después de bajarse los pantalones en Aragón. Y visto como está el patio, decide creer, una vez más, a un presidente español que no tiene ninguna intención de hacer efectivo el pago. Olé, olé, y olé. Es más, como consecuencia de la renuncia acochinada a la deuda en el Estatuto (por no hablar de Justicia), y la renuncia a plantar batalla más allá de las formas, el gobierno de ZP seguirá sin pagar, el Gobierno sin cobrar, y los aragoneses sin poder tener más recursos. Pero eso sí, “el mejor estatuto que podíamos haber tenido”. BIel dixit. Biel, Iglesias, Alcalde y Barrena (Y Bernal, por no negarse). Traidores, pero contentos. Y mal aconsejados. Cuando Andalucía tendrá su deuda, Castilla-La Mancha sus ingresos por territorio, y Valencia su reserva de agua. Pero nosotros, modositos, y humildes, después a llorar por los rincones (de casa, claro, no sea que nos vean fuera). Y luego llega Acebes y a aplaudir a rabiar. Llega Rudi, aquella a la que eligen y huye ligera como eel viento, y más aplausos. Hay dos líneas de investigación, o somos idiotas, o nos han comido el tarro durante demasiado tiempo para darnos cuenta. Decían de un partido aragonés a lo Ciutadans de Catalunya. Quiá. Aquí lo que hace falta es un partido que desde la ciudadanía nos quite lo timorato, el autoodio, y la continua sumisión no impuesta.

Hace un año: Civisme no es feixisme

Hace dos años: Parole, Parole (Sobre Aragón y las nacionalidades históricas) 

 

Etiquetas: AragónPARSenadoZPdeudahistóricaEstatuto

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario