Nuevo comunicado del R. Zaragoza

martes, febrero 28, 2006 21:44
Publicado en la categoría purnas

He criticado muchas veces al Consejo de Administración del Real Zaragoza, en cambio, creo que, por imagen o por convencimiento, están actuando de manera modélica frente a los incidentes racistas del sábado. En un nuevo comunicado han expresado lo siguiente, paso a copipegar.

COMUNICADO DEL CONSEJO DE ADMINISTRACION DEL REAL ZARAGOZA S.A.D.

Este Consejo de Administración desea reiterar, una vez más, su total y absoluta condena y reprobación de cualquier acto, signo o expresión de carácter xenófobo, o cualquier otro tipo de manifestación discriminatoria de cualquier índole.

Lamentamos las actitudes y expresiones en cualquier caso desafortunadas e inadmisibles que pudieran haberse percibido, en el encuentro del pasado sábado, de un determinado sector del público, muy concreto y limitado, que de ninguna forma puede identificar con la totalidad de nuestra afición.

Instamos a nuestros abonados, y aficionados en general, a denunciar todas las actitudes de tal índole, que permitan la plena identificación y exclusión de aquellas personas o colectivos que preten-dan utilizar cualquier recinto deportivo para efectuar ese tipo de manifestaciones, reprobables desde cualquier punto de vista, o que intenten fomentar actitudes discriminatorias, que no podemos aceptar ni permitir.

Del mismo modo, expresamos nuestra total y absoluta decisión de utilizar todos los medios a nuestro alcance para erradicar ese tipo de manifestaciones, y perseguir y sancionar a quienes resulten identificados como autores de hechos que pudieran resultar constitutivos de cualquier clase de manifestación xenófoba o discriminación de otra índole, por razones de sexo, raza, creencias o ideologías.

Instamos del mismo modo a todas las autoridades (locales, auto-nómicas, o estatales) a prestar su más completa colaboración con las distintas actuaciones de las Entidades Deportivas tendentes a conseguir que los espectáculos deportivos no se utilicen para realizar manifestaciones reprobables, amparándose en el anonimato más cobarde.

Invitamos a todos los demás clubes y sociedades anónimas deportivas integradas en la Liga de Fútbol Profesional, así como al fútbol aficionado, a denunciar y perseguir del mismo modo todas aquellas manifestaciones y actitudes que resulten claramente discriminatorias, ofensivas o atentatorias contra la dignidad de las personas, no sólo de carácter racista, sino cualquier otro tipo de comportamiento que incite a la violencia o que fomente discriminaciones o actitudes intolerables, que nuestros futbolistas también han sufrido en otros estadios, y que no debemos tolerar.

Zaragoza y Aragón han sido pioneras en la defensa de la igualdad y de los derechos de los inmigrantes, y han dispuesto siempre de foros cualificados para el análisis y la aportación de soluciones a los problemas en materia de derecho de extranjería. Esta Entidad Deportiva ha prestado su colaboración, siempre que se le ha solicitado, en todo tipo de eventos tendentes a fomentar la plena integración social de los emigrantes, y se siente orgullosa de los estrechos vínculos que mantiene con personas, entidades o instituciones que han acreditado un alto grado de implicación y compromiso en relación con estas materias.

Pero, del mismo modo, debemos instar a los deportistas integrados en las distintas Entidades Deportivas que compiten en la Liga de Fútbol Profesional y, a los futbolistas aficionados (y así lo hemos hecho siempre específicamente con los jugadores de nuestra primera plantilla y equipos filiales) para que eviten cualquier tipo de actitud, gesto o expresión que pueda ser incitadora o provocadora de reacciones adversas por parte de los espectadores asistentes a los estadios de fútbol. Hemos pedido a nuestros profesionales que acrediten prudencia y tolerancia en sus actitudes en el terreno de juego, y que intenten inhibirse ante manifestaciones inoportunas, o expresiones desafortunadas de sectores minoritarios de los públicos asistentes a los estadios, evitando reacciones, gestos o comportamientos que pudieran interpretarse como provocadoras de réplica por parte de quienes sólo deben merecer su indiferencia y, en todo caso, eso sí, la pertinente reprobación, persecución y sanción por parte de las autoridades y organismos competentes, si se producen, por los cauces idóneos, las pertinentes denuncias.

Ni los futbolistas pueden tomarse la justicia por su mano, ni pueden fomentar actitudes antideportivas, contrarias a las leyes de juego, que puedan generar respuestas colectivas que resulten más difíciles de controlar, aislar, identificar y sancionar, evitando, en cualquier caso, forzar la identificación de simples abucheos o manifestaciones de desaprobación con supuestos insultos o expresiones de carácter racista.

Sólo los deportistas que constituyan un modelo de comportamiento, y cuya actitud en los estadios sea siempre correcta y modélica, podrán ayudar a fijar las pautas de erradicación de actitudes xenófobas, discriminatorias y violentas. No podrán erigirse en modelos de comportamiento, o atribuirse capacidades de condena o sanción quienes no acrediten esa plena corrección en su comportamiento, quienes no sean modelo en sus actitudes personales, o quienes intenten utilizar supuestas actitudes xenófobas para fomentar climas de crispación, claramente perjudiciales para el desarrollo del espectáculo deportivo. Desde el privilegio de su situación, los deportistas profesionales pueden colaborar, de forma útil y activa, en la erradicación de cualquier signo o manifestación racista en toda nuestra sociedad, pero siempre como apoyo de las actuaciones que las autoridades competentes lleven a cabo.

Estamos dispuestos, como al principio decíamos, a utilizar todos nuestros medios para identificar, perseguir, sancionar y erradicar cualquier atisbo de violencia en nuestro estadio; y a trasladar a nuestros aficionados la importancia de acreditar actitudes positivas en contra de cualquier fenómeno o manifestación discriminatoria de cualquier índole, y en especial de carácter racista. Pero pedimos también la colaboración de todos los sectores de la sociedad, no ya sólo de nuestros abonados y espectadores en general, sino igualmente de todos los demás clubes y entidades deportivas que participan en ligas de carácter profesional, y de las autoridades competentes en la materia, para tratar de evitar esas situaciones (que nuestros profesionales también han padecido repetidamente, pero reaccionando con paciendia y mesura) en los estadios deportivos, y en todos los estratos de la sociedad.

Igualmente estamos absolutamente dispuestos a participar en cualquier tipo de reunión, convención o manifestación pública condenatoria de actos o signos de violencia o discriminación en los espectáculos deportivos, pero solicitando, eso sí, que las pautas de comportamiento que se fijen sean idénticas en todos los estadios, y que los criterios de persecución de posibles desafueros o comportamientos inidoneos sean homogéneos, y nunca discriminatorios con nuestra ciudad y nuestros aficionados.

Por el Consejo de Administración

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario