La división de las naciones

lunes, diciembre 12, 2005 13:57
Publicado en la categoría purnas

Los del BNG han sacado una propuesta de nuevo estatuto para Galicia “para jugar en la división de las naciones”. La metáfora es tan brillante que casi no me resisto a la tentación de afiliarme al BNG y hacerme un gallego de pro. El juego de nombres, deporte de identidades, es tan sólo el brillante artificio que oculta el verdadero fondo de la cuestión. La pasta. La financiación. La nación gallega recibe de los fondos de cohesión europeos la quinta parte de su presupuesto, mientras que Teruel no recibe ni un duro. La Valencia de la “ciudad del futuro”, recibe fondos europeos y una inyección de millones “populares” mientras que el secano aragonés y la montaña se despueblan y si las demandas judiciales no prosperan se inundan, y no de millones, precisamente. Esa es la realidad que se esconde tras el “yo soy nación y tú no”. La realidad de un Madrid sobrealimentado por la “pesada carga de ser la capital de ésto que llaman España. La realidad de una Euskadi y una Navarra que conceden graciosamente parte del dinero que recaudan, alegando los fueros que conservaron por apoyar al franquismo. La Cataluña que coherentemente pide más y que alega “déficit de infraestructuras” porque no han intentado nunca ir de Caspe a Huesa del Común, por ejemplo, o tratar de cruzar los Pirineos por Somport o Portalet. Y mientras en Aragón, Bizén Fuster, el presidente de CHA pidiendo “un estado federal”. Que igual es la solución, pero que deja una vez más a Aragón jugando en la segunda división. Porque el campeonato que se juega ahora no es ése, amigo Fuster, ni mucho menos. El que se juega ahora es el de dar guerra y no pedir la paz. Osea, el “sálvese quien pueda”, “maricón el último” y “ésto pa mí y el que venga detrás que arree”. Pero podemos seguir así un par de siglos más. Ya nos exigirán solidaridad después, y se la daremos, como le decía Lanzuela a Aznar, genuflexo perdido, “Toma lo que quieras”. Y vaya si lo tomó, el ínclito. Porque no nos dejamos demasiado, pero el señor del bigote (el nuevo), nos esquilmó durante ocho años el desarrollo, casi nos deja sin recursos hídricos, nos escamoteó infraestructuras y nos penetró repetidamente sin llegar a perforar ningún túnel. Y es que venía de lejos, porque los que ahora berrean porque el estatuto propuesto por el BNG propone que si alguien quiere ser gallego que lo sea, olvidan que el estatuto de Castilla y León, pensando en la rica Rioja, en la cantábrica cordillera y hasta en la manchega Castilla de al lado ya propone en su estatuto (aprobado por el PP) lo siguiente:

Disposició Transitoria Séptima:

“1. En el caso de que una Comunidad Autónoma decida, a través de sus legítimos representantes, su disolución para integrar su territorio en el de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, la incorporación deberá ser aprobada por las Cortes de Castilla y León o por el Pleno del Consejo General a que se refiera la Disposición transitoria primera.

2. Adoptado el acuerdo a que se refiere el apartado anterior, la reforma del Estatuto, que sólo podrá extenderse a los extremos derivados del acuerdo correspondiente, deberá ser aprobada por las Cortes de Castilla y León por mayoría de dos tercios y, con posterioridad, por las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica.

3. Para que un territorio o municipio que constituya un enclave perteneciente a una provincia integrada en la Comunidad Autónoma de Castilla y León pueda segregarse de la misma e incorporarse a otra Comunidad Autónoma será necesario el cumplimiento de los siguientes requisitos:

a) Solicitud de segregación, formulada por el Ayuntamiento o Ayuntamientos interesados, mediante acuerdo adoptado con el voto favorable de las dos terceras partes del número de hecho y, en todo caso, de la mayoría absoluta de los miembros de dicha o dichas Corporaciones.

b) Informe de la provincia a la que pertenezca el territorio o municipio a segregar y de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, favorable a tal segregación, a la vista de las mayores vinculaciones históricas, sociales, culturales y económicas con la Comunidad Autónoma a la que se solicite la incorporación. A tal efecto, la Comunidad Autónoma de Castilla y León podrá realizar encuestas y otras formas de consulta con objeto de llegar a una más motivada resolución.

c) Refrendo entre los habitantes del territorio o municipio que pretende la segregación, aprobado por mayoría de los votos válidos emitidos.

d) Aprobación por las Cortes Generales, mediante Ley Orgánica.

En todo caso, el resultado de este proceso quedará pendiente del cumplimiento de los requisitos de agregación exigidos por el Estatuto de la Comunidad Autónoma a la que se pretende la incorporación.”

¿Castellano yo? Y una mierda.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario