La muerte en La Mayor.

lunes, septiembre 5, 2005 11:27
Publicado en la categoría purnas

Llegaron los blues y los green. Sonaba Louis Amstrong en un viejo tocadiscos, y una ciudad desaparecía del mapa. A tiros la policía arrinconaba a los saqueadores y mataba a 4, sólo 4, en un infierno de agua con “más muertos que en las Torres Gemelas”. Yo hubiera muerto en Nueva Orleans, a ritmo de blues, mecido por la voz profunda de un negro que no podía subir a un autobús por la parte de adelante, y que sin embargo tenía ritmo y fuerza suficiente en la sangre para conmover con su música. Cuando el Fura me dejó tirado en el Alto de la Cadena no sabía que si en vez de en Murcia hubiera estado en Nueva Orleans, Lousiana, me estaba condenando a muerte en La. Con la trompeta de Louis Amnstrong atronando el pobre radiocassete, y entre los tiros de los soldados yankis que no están en Irak, y el agua, ese agua del mar tan salada y tierna cuando la ves entre atardeceres y al lado de una persona querida, y tan cruel cuando desborda, destroza, mata y hunde a los que se atreven a navegar por ella en patera o barco, o a los que no pueden huir de una ciudad porque no tienen coche. A aquellos a los que el Gobierno de George W. Bush dejó en la estacada por ser pobres, no por ser negros, aunque coincida. A aquellos a los que ahora tiene que ayudar la Unión Europea, porque el gobierno estadounidense está más preocupado en evitar los saqueos (la propiedad privada es tabú) y en asegurar las reservas petrolíferas, que en ayudar a los restos de una ciudad que ya no es una ciudad, y que igual, mientras se oye un acorde mi en séptima, está viviendo sus últimos momentos.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario