El franquismo, ETA y el perdón

viernes, agosto 5, 2005 12:02
Publicado en la categoría purnas

El otro día se conocía una encuesta en la que muchos españoles daban su opinión sobre el terrorismo de ETA (sólo éste), las medidas de reinserción, y el diálogo con los terroristas. A pesar de que más del 60% de los encuestados era favorable al diálogo siempre que ETA deje las armas, es decir, deje de poner bombas y de asesinar por la espalda, la mayoría de los entrevistados no eran partidarios de que se aplique ninguna medida de gracia a los terroristas una vez que dejen de atentar. Sin entrar a valorar esta opinión, que no es el objeto de estas letras, me gustaría poner en relación esta actitud con la de muchos españoles que da por sobreseído el franquismo. Da por hecho que se debía perdonar, como de hecho así fue, a los que durante 40 años torturaron y mataron amparados por el Estado. Incluso un ministro de un regimen dictatorial e implacable en sus primeros años, y férreo en los siguientes ha podido durante años gobernar Galicia. Condonado. Perdonado. Amnistiado. No deja de sorprender que lo que se da por hecho para el franquismo, ni siquiera se plantee para otras violencias, es más, se de por tema casi demoníaco. “Deben pagar por lo que han hecho”. Y es cierto. Pero también es cierto que cada vez que se homenajea a un represaliado, a un asesinado por la dictadura, cada vez que se recuerda un fusilamiento masivo, salen voces (sin duda incluidas en ese porcentaje de “no hay que negociar o tienen que pagar), que ponen el grito en el cielo “mejor no menearlo”, “para qué remover el pasado”… Para unos el perdón y la amnistía, para otros la rendición absoluta. Los mismos que vilipendian a quienes airean los crímenes del fascismo español, o de los miles de apátridas procedentes de España que fueron asesinados en Mathausen o Auschwitz por culpa del gobierno franquista, son quienes sacan listas de Paracuellos, o quieren, una vez más, rebajar las cifras de los asesinados en Badajoz. En el “no meneallo” de la derecha española va incluido el “pero menear bien el rencor de la izquierda”. Badajoz no, Paracuellos sí. Amnistía para Franco sí, negociación con ETA, no. Ese es su concepto de la historia. La de los vencedores. La que hicieron 40 años. La que es absoluta y completamente mentira. Porque mientras tanto, la Guardia Civil (Los caballos negros son. Las herraduras son negras. Sobre las capas relucen manchas de tinta y de cera.) asesina, una vez más a un prisionero. Sin perdón. Como todos.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario