El odio inconsciente

domingo, julio 10, 2005 14:45
Publicado en la categoría purnas

En uno de sus habituales ejercicios de odio inconsciente, Federico, don Federico para los lacayos, Jiménez Losantos, escribe unas líneas sobre una carta que el presidente español Rodríguez Zapatero envió al Financial Times tras los atentados de Londres.
Federico hace trampa, una vez más, porque en ningún momento alude a ninguna frase concreta de la carta, ni pone el link siquiera, sólo miente, y miente, y odia. Es curioso. Es más, la carta de ZP es criticable, lógica y formalmente criticable, políticamente criticable, pero FJL no se atreve siquiera a hacer un análisis en condiciones, sino que recurre al lugar común en el que se ha instalado la ultraderecha española. Me deleito en algunos extractos.

Es difícil encontrar una mezcla tan acertada de estulticia y obcecación como la del Presidente del Gobierno en su artículo del “Financial Times”

Que maravilla, de verdad. Análisis riguroso y formal.

En la práctica, es una exhibición de reticencias, desautorizaciones, condenas y admoniciones contra Blair; y una defensa bastante explícita de su política de traición a los países aliados de los Estados Unidos, con Gran Bretaña a la cabeza. Todo lo que predica Zapatero es exactamente lo contrario de lo que Blair ha proclamado públicamente que seguirá defendiendo dentro y fuera de Gran Bretaña, incluidos los distintos frentes internacionales de la guerra contra el terrorismo, con Irak en primer lugar.

Traducción del párrafo. Aunque no legitimamos el terrorismo, los “liberales españoles de los cuales soy el portavoz”, exigimos del presidente Zapatero que, por mor del atentado terrorista que ha sufrido el Reino Unido apoye, incondicionalmente al señor Blair, y que no disienta de ni una sóla de sus palabras.
Todo acto terrorista provoca una reacción, y si bien la reacción de la rendición no es admisible, si que lo es la reacción de vuelta al redil y a la sumisión atlántica. Algo falla en el silogismo, señor Jiménez.

Aunque es difícil interpretar los vaivenes casi epilépticos del pensamiento zapateril, cabe pensar que después de su olímpico fracaso en Singapur, achacado en España a su radical enemistad con los USA

Obviemos el insulto, pero en España sólo ustedes (la ultraderecha reaccionaria) achacan a la enemistad con USA el fracaso (más que cantado antes de ir a Singapur) de las olimpiadas madrileñas. Es más. Si fuera por esa enemistad ningún voto de la candidatura de Nueva York hubiera ido a parar a París, cosa que destroza su paupérrimo argumento, ya que 7 votos de Nueva York se alojaron en el seno de la maternal Francia, y la candidatura de la Expo de Zaragoza recibió votos norteamericanos y británicos por encima de la aliada Italia. Una vez más, desbarra.

Todo lo que ha hecho el Gobierno socialista es destruir la política del PP.

En esto tiene razón, y menos mal. De hecho, para eso votaron los españoles al PSOE.

En los perdidos Juegos Olímpicos, porque se ha demostrado que es mejor ser un aliado fiel que un enemigo incondicional de los USA. En la lucha antiterrorista, porque el político y el país que en Europa mejor representan el vínculo atlántico frente a la defección francesa y alemana, han salido reforzados de la prueba del terrorismo islámico

Insisto, lo de las Olimpiadas no es de recibo. No mienta. Su traducción de aliado fiel es “perro servil”, es decir, Blair. ¿Dónde se ve reforzado Blair?¿En la censura?¿En los muertos?¿En el anuncio hecho hoy en el Mail de que Reino Unido plantea retirar tropas de Irak?¿En que no ha mentido respecto a la autoría como hizo el señor Acebes?¿En qué, señor Jiménez?, explíquemelo, por favor.

La insistencia de ZP en mantener la legalidad en la lucha contra el terrorismo sugiere nítidamente que todo lo que no sea actuar bajo el paraguas de la ONU es ilegal. Que, como todos sabemos, fue la excusa de Francia, Alemania y Rusia para apuñalar a USA y Gran Bretaña en la Guerra de Irak, una traición a la que sirvió el corrupto Kofi Annan, cuya complicidad con Sadam era no sólo moral sino paternalmente material.

¿Está proponiendo la ilegalidad para la lucha contra el terrorismo?¿Cómo ese GAL al que demoniza pero al que aspira?. ¿Tiene usted las pruebas de la corrupción de Annan? ¿Es una traición disentir y respetar la legalidad?. Es todo lo que está diciendo en este párrafo deleznable, señor Jiménez.

Zapatero y sus escribas de la Moncloa no han reparado en lo ridícula que resulta esta reivindicación de la legalidad en la lucha antiterrorista viniendo de alguien que jamás denunció la utilización del GAL contra la ETA, que gobierna en Barcelona y en Madrid con un partido aliado con la ETA y que él mismo está en conversaciones con la ETA.

Aquí queríamos llegar. A ETA, siempre ETA. Al margen del Islam y de la invasión ilegal de Irak, lo importante es que haya vascos por el medio, y de paso ERC, “aliados de la ETA”. Señor Jiménez, ¿no se da cuenta que en Reino Unido la ETA no ha actuado?. Señor Jiménez, ¿no se da cuenta que reclamar la ilegalidad para la lucha terrorista no casa con demonizar el GAL?. Señor Jiménez, ¿no se da cuenta que todos los gobiernos españoles han conversado con ETA?. Señor Jiménez, no deje que el odio le ciegue. Vea más allá, hombre de Dios (y de los obispos).

Zapatero, en fin, ha quedado en evidencia en Singapur y en Londres. Y ha escrito este pliego de descargo en Madrid en defensa de su grotesca Alianza de Civilizaciones que demuestra que sigue siendo un aliado de los enemigos de Occidente, pero que tiene tanto miedo como poca vergüenza.

Quizás la Alianza de Civilizaciones es grotesca, pero no ha demostrado por qué. Quizás el pliego de descargo incluya una alianza con Satán (que los demás no vemos), pero no ha dicho donde, ni por qué. Quizás, Jiménez, amigo Jiménez, usted no sabe interpretar textos, y sólo recurre al lugar común. Quizás. Para la Liga del Barça, para los astilleros, para Chaves, Chavez y Castro, para el terrorismo islámico, para las Olimpiadas, sólo cabe una explicación para usted. Pásalo, 14-M, ERC, ETA, los vascos, y el GAL. Con esa rigurosidad de análisis se permite pontificar, y lo peor, como siempre, es que hay quien simplemente asiente y repite. Como su amigo Pío Moa, como César Vidal, refriendo textos, diciendo medias verdades y medias mentiras. Como loros, repitiendo. Sin ver, sin observar, sin saber. Sin entender, en el fondo que el PSOE se distancie del PP en las encuestas, y que ZP esté más valorado que Rajoy. Sin comprender que las potencias ocupantes deben mantener la seguridad en los países ocupados y no pueden dejar que explote un tipo delante de una comisaría matando a 20 personas. Sin creer, en el fondo, que su visión sectaria y furibunda no se fundamenta ni en la razón ni en la libertad que dicen defender. Sin esperar, tampoco, que cambie. ¿Para qué? Si la gente compra sus libros, oye sus mentiras y cree en sus palabras. Son los nuevos predicadores, fruto de un tiempo que plantea retos y al que no saben dar respuestas.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario