Yo digo que no

sábado, julio 2, 2005 13:26
Publicado en la categoría purnas

Cantaba Labordeta en su disco Trilce “¿Para qué sirvió, la muerte de Sacco y Vanzetti?”. Sacco y Vanzetti eran dos anarquistas italianos asesinados por la justicia norteamericana por un delito que no habían cometido. Eran los años 20, los movimientos anarquistas luchaban con fuerza por irrumpir en el mundo laboral, por mejorar las condiciones laborales y sociales de los obreros. La propia idiosincrasia de aquel anarquismo le hacía ser violento y pacífico o individualista y comunal a la vez. Desde la I Internacional, desde los primeros tiempos del movimiento obrero, miles de personas han tenido sus días de pasión, rabia, dolor y gloria para que la vida del trabajador no fuera miserable. Hoy en día, la nueva sociedad ha creado otra especie de trabajador. La flexibilidad del despido, los cambios de trabajo, la realidad de las empresas han creado trabajadores mudos y sordos, poco solidarios y sobre todo, poco participativos. Por un sueldo mínimo las empresas exigen responsabilidades mayores. Yo digo no. Por un sueldo mínimo, hasta el enlace sindical de una empresa es capaz de hacer horas extras gratis (ojo, digo gratis), por el bien de la empresa. Yo digo no. Es más, cuando a algún compañero no le renuevan un contrato, nadie es capaz de preguntar ¿por qué? o exigir responsabilidades. Luego le dices al jefe, por cuya culpa el lugar donde trabajo es esta semana un caos, “Vaya mierda de semana, como siga así de trabajo y responsabilidad habrá que tomar medidas”. Y sólo sonríe. Esa es su respuesta. Sonreír. Porque si no eres tú, otro lo hará. Ese es el modelo de trabajador que han conseguido. Enhorabuena a la “empresa”. Pero yo digo que no.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “Yo digo que no”

  1. ¿Para qué sirvió la muerte de Sacco y Vanzetti? | Purnas en o zierzo says:

    marzo 16th, 2011 at 0:34

    […] . Hace dos años escribí esto , que hoy reafirmo. Porque… Las cosas siguen igual. Nos tenemos que preguntar ¿para qué sirvió? no sólo la muerte de Sacco […]

Dixa un comentario