No pasarán. Pido la voz y la palabra.

jueves, junio 30, 2005 11:18
Publicado en la categoría purnas

La principal arma contra el neofascismo es no callarse. No mantener una actitud pasiva. Ayer me pedían libros del pseudohistoriador de Moa y ofrecí a Espinosa “que desenmascara embusteros”. Ayer una familia de bien alardeaba de homofobia en una terraza de la calle Provenza y me hice pasar por un gay enamorado que se iba a casar enseguida. Un silencio espeso se extendió por la terraza. Porque en el fondo es la falta de comprensión lo que les lleva a opinar según que cosas. Ellos, la familia feliz con cuatro críos quieren impedir la felicidad de otros y otras. Pero eso sí, cuando se tienen que enfrentar cara a cara con alguien y decirle “mira, no quiero que te cases y seas feliz”, no son capaces más que de callar. Cuando con datos les abrumas, tampoco son capaces de reaccionar. Porque el problema del avance del neofascismo es que no se le plante cara. Que hablen, están en democracia, pero que se les conteste. Con cifras, con archivos, con personas, con gestos, con caras, con humanidad. No pueden creer que la “calle es suya”. Gestos y palabras contra demagogia y mentira. Ni la guerra empezó en el 34 ni el matrimonio gay violenta a los matrimonios heterosexuales. Y eso, día a día, hay que hacérselo saber. No pasarán.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario