Saber estar

viernes, mayo 20, 2005 12:03
Publicado en la categoría purnas

La obsesión identitaria de ERC roza lo paranoico cuando en una tierra castigada por unos y por otros como Israel, Josep-Lluis-Carod-Rovira es capaz de no participar en el homenaje al asesinado Isaac Rabin porque no ondea la bandera real de Aragón, osea la “senyera”. No dejaría de ser anecdótico sino fuera porque no es la primera vez que este señor consigue descalificarse a sí mismo con actitudes de este tipo.
No es la única actitud dentro de este partido, claro. Ayer se supo que la Generalitat estudia pedir al gobierno español que reclame al ICANN, el organismo que adjudica los nombres de dominio, el dominio .ct para que identifique a Cataluña como nación en Internet. Preguntado el secretario del ramo por las posibilidades de la adjudicación dijo que “hay territorios sin Estado que tienen dominios” y “en el fondo es más importante el poder ejercer el derecho de usarlo que si se usa mucho o no”. Respecto a lo primero supone un paso adelante en la identidad catalana, que se compara ya no a Escocia, Quebec o Valonia, sino a Tuvalu, Vanuatu, Gibraltar, Sáhara Occidental y Palestina, con todas las connotaciones de cada una de ellas. Territorios en guerra, paraísos fiscales donde recalan submarinos nucleares, o islas casi deshabitadas del Pacífico. No está mal. Lo segundo es más grave, claro, y recuerda a aquella escena de la “Vida de Brian” donde un hombre reclama su derecho a poder reclamar el derecho de quedarse embarazado. Al margen de que pueda. O al margen de que otros dominios territoriales como .es sufran las consecuencias de la asimilación colectiva del .com como el dominio de internet por antonomasia. De hecho, esta pagina a la que se accede por purnas.com o purnas.net recibe casi el triple de visitas por el .com que por el .net. Así que el derecho de uso del .ct (con el que en principio, que conste, no estoy en desacuerdo), se convierte en un derecho formal de difícil aplicación por la política del ICANN y de probable fracaso comercial por la realidad social. Pero la identidad es lo que cuenta. Por cierto, que hace años que existe una campaña también en Aragón para conseguir un dominio propio de primer nivel, aunque con la dificultad de que están pillados casi todos los de dos letras que empiezan por A, por ejemplo. El ISO del aragonés en Internet es -an- aunque el dominio .an corresponde a las Antillas Holandesas.

……..

Desde Cataluña y gracias a Jordi Guillot de Iniciativa per CAtalunya-Els Verds, los ecorojos (o eso dicen), el PP ha conseguido introducir en el Senado una enmienda para retomar el trasvase en el nuevo PHN. Es de suponer que en su retorno al Congreso la enmienda sea retirada, pero por unas horas la amenaza del expolio volvió a planear sobre nuestras cabezas.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario