Las palabras mágicas

sábado, mayo 7, 2005 14:00
Publicado en la categoría purnas

“Se lo voy a decir a alguien muy importante”, me dijeron. “Dígalo, señora, dígalo”. “Me dijeron que aquí hay libros del Pallars, y veo que no tenéis ninguno, es una vergüenza”. “Cierto, señora, cierto, una verguenza”.
Como la amenaza no hizo que aparecieran por ensalmo libros del Pallars (cosa que al parecer la señora creía a pies juntillas), con mirada indignada me preguntó “¿Sabes quién es esa persona importante?”. “Pues no, pero me temo que me lo va a decir”. “A mí me dijo que viniera aquí Pasqual Maragall, y ahora veo que no hay libros del Pallars”. “¿Es un escritor pallarenc?”. Me lo puso fácil, que le vamos a hacer.
Cuando era pequeño me leí el Señor de los Anillos por primera vez. Tenía 12 años. En el colegio hacíamos salto de altura. Mi relación con los deportes nunca ha sido demasiado favorable ni para el deporte, ni para mí. No conseguía saltar una barra de metal que casi todo el mundo de la clase saltaba. Y recurrí, con toda la inocencia de mis doce años, a la palabra mágica, y repetí para mis adentros unas diez veces “Elbereth, Gilthoniel”. Corrí repitiendo el mantra hacía la barra…salté…noté los ojos de todos sobre mí…(aunque nadie me miraba)…y con el pie derecho derribé, una vez más, la barra. Desde aquel exacto día descubrí que las palabras mágicas no existen. Pero todavía hay personas que creen en las fórmulas magistrales.
Pasqual Maragall.
Tachán.
Libros del Pallars.
No sabe con quien está hablando.
Tachán.
Un libro descatalogado aparece.
Aunque no lo encuentres dime donde puede estar.
Tachán.
El libro que has buscado media hora aparece en su sitio.
Soy parlamentario del PSC.
Tachán.
La distribuidora procede a acortar el plazo de una semana.
Gasto social.
Tachán.
Aprueban la financiación del tripartito.
….
Siempre hay algo peor que un riquito de toda la vida. Y es un socialista que se ha hecho riquito. Y poderoso.

¡No pasarán!

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario