Una cincomarzada especial

domingo, marzo 6, 2005 14:16
Publicado en la categoría purnas

Después de un rato en el Tío Jorge observándolo todo, después de un alegre paseo hasta la Plaza los Sitios (bistro El Coleccionista), y después de evacuar unas cuantas toneladas de cerveza, kedada con algunos blogeros aragoneses. Está bien, está bien, bitacoreros, como propuso Prenafeta, vamos, creo que fue él. Estuvimos unos 20 o 21 o 22 o 23. Y a pesar de mis dificultades para relacionarme (juasjuas) y sobre todo para explicar a mis amigos a donde iba, la verdad es que fue un tremendo placer conocer a esta gente. Destacar que la mayoría de la población masculina bloguera en Aragón lleva gafas, ¿por qué será?. Se puede comprobar en las fotos de Mariano, o en las de Maitrella. Entre la población femenina un par de lentillas (aquí va el link, pero no soy tan indiscreto, jeje), y una suerte para la humanidad que haya quien no necesite llevarlas. Luego están los que se toman tecnología prestada, o quien hace cartas astrales. También está quien está a punto de vivir en el Carmel y sin embargo desde Cornellá (Neeeeeeeen!) se viene para mañoland. Almendrón nos explicó como hacer un blog con HTML a pelo, e intercambió pareceres sobre la Expo con Vesania. A Ramón, anfitrión de lujo, le reitero la sugerencia de que los rotulitos de los baños sean más claro, hombre, ya. Galatea es que se piró enseguida, pero sale en todas las fotos. Comimos papas, porque Samuel se empeñó. Y animado hasta me lancé a hacer unas bromas frikis, sería la compañía. Claro, que eso fue después de que Bambino contara que los militares casi le ametrallan en el Frasno por no ir exactamente a 20 km/h. Como son. Y de hacer una miniparada técnica en el Erzo con Koke y Esther para comer montaditos rojos y verdes. Estaba también Generador Red, Kelkian con sus fotos del soto, Elena y su tecnología del electrodoméstico y un sorprendente Afriblog con noticias del continente que no existe. Y quien siempre tiene algo por decir. En fin, una maravilla. Maravilla que en mi caso, y en alguno más se debe al Creador, con mayúsculas y al que también fue un placer, como no, conocer.
Algo debíamos de tener, porque al salir del Coleccionista y estar todos en grupo un coche paró, el conductor abrió la ventanilla y preguntó “¿Vosotros sois los de la kedada de blogs, no?”. Independendientemente del motivo de la pregunta (nunca sabremos si lo encontraron en su casa o en la calle), me surge una enorme duda. ¿Donde coño vio que todos los que estabamos en la calle soltamos nuestra verborrea por medio de una bitácora?. Seguiremos investigando.

Conste que sin que sirva de precedente, purnas se ha convertido en una crónica social. Conste que, sin que sirva de precedente, no me importará repetir la tal crónica después de otra quedada bloguera. Conste en acta.

ps. Creo que no me he dejado a nadie, por cierto. Salvo a .

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “Una cincomarzada especial”

  1. Berlín, la ciudad que nunca duerme (I) | Purnas en o zierzo says:

    marzo 16th, 2011 at 14:06

    […] …. Sobre la cincomarzada que ya pasó otros años: En 2005 una quedada bloguera, en 2006 un post sobre un post de Antón Castro y una carta que escribí y que ayer me […]

Dixa un comentario