Publicidad y chantaje

viernes, marzo 4, 2005 10:52
Publicado en la categoría purnas

Uno de los problemas importantes de los medios respecto a su independencia es la publicidad. Cuando has trabajado en un medio en el que más de la mitad de los ingresos vienen de la publicidad o de las subvenciones comprendes hasta que punto la autocensura de las empresas de comunicación se convierte en un hecho imprescindible. Claro, aquí está tu propia capacidad de rebelarte y tu propia dignidad. Todos los gobiernos, de cualquier color y nivel, hacen publicidad institucional. En la última campaña sobre el “referendum” europeo, la COPE se quejó amargamente de que el Gobierno español no le había dado dinero en forma de campaña institucional, por ejemplo. Pero es generalizado. Ayuntamientos, comarcas, diputaciones, gobiernos autonómicos, nacionales, estatales. Todos compran a los medios a través de la cantidad ingente de recursos que dedican a la autopromoción. Además está la publicidad privada, en la que compañías como Teléfonica, el Corte Inglés, bancos, etc, se llevan la palma. No sólo se publicitan sino que es su pequeña forma de chantajear las conciencias. La libertad de los medios. Ayer mismo el Corte Inglés británico (que bonito), Marks&Spencer, retiraba su publicidad de varios medios por una serie de reportajes negativos. Por supuesto, M&S está en su derecho de hacer la publicidad dónde y cómo le de la gana. El problema es cómo afecta eso a la actividad periodística. ¿Repetirán sus críticas el Evening Standard o el Daily Mail?. ¿Llegarán a algún acuerdo con la empresa afectada?. Extrapolemos la situación. Volvamos a la publicidad institucional. ¿Mordería usted la mano de quien le da de comer?. ¿A pesar de que sea un hijodeputa embustero ladrón quien sea que le de las galletas de avena?.

…….

A punto de dejar de ser universitario. No respondo a las estadísticas. En especial a algunas.

…….

La Biblioteca Pública de Nueva York ha digitalizado y publicado gratuitamente una impresionante colección de fotografías.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario