Violar a un muerto

jueves, febrero 17, 2005 9:30
Publicado en la categoría purnas

En el Pirineo aragonés hay decenas de fantasmas. Sus esqueletos de piedra permanecen todavía en su sitio, pero su espíritu ronda por los alrededores haciendo ruidos siseantes, ululando por entre los árboles y las montañas. Su vida hace años que marchó. Simplemente se escindió de su cuerpo y bajó por torrenteras y caminos hacia el valle y hacia la ciudad. Ahora, excepto algunos que han vuelto a la vida de diversas formas (siempre hay espíritus que adoptan la forma de otros), siguen lamentándose por lo que pudo ser y no fue. Por lo que dejó de ser. Unas veces fue un pantano, otras simplemente la promesa de un futuro mejor que llevó a cientos de personas a fábricas, minas, talleres, barrios oscuros y barrios luminosos, para encontrarse de vez en cuando en verbenas de colores. Mermelada de moras en los ojos. Recuerdos en el corazón.
Todo esto es lo que hay en el Pirineo Aragonés. Mientras en las ciudades que se tragaron la vida de los pueblos de la montaña viven seres de diseño, ocultos tras gafas de pasta, venidos de más allá del Océano y con pocas ganas de entender la vida que fue. Por eso, la multinacional Panrico, (Donuts, Bollycao, Donnettes…), ha decidido crear Villamarchosa. Igual habéis visto el anuncio. 400 personas en un esqueleto. 400 personas violentando la intimidad de un pueblo muerto. 400 personas destrozando lo que queda del recuerdo de unas personas. 400 personas. Más de lo que probablemente Lusera (que así se llama el pueblo) tuvo nunca. La Bal de la Solana en las estribaciones de Sierra de Guara será violada, una vez más. A Panrico, y a las 400 personas de Villamarchosa (toda una muestra de respeto hacia la cultura local y sobre todo a los muertos que dejaron atrás quienes se fueron de allí). A ellos no les importa porqué está vacío ese pueblo. No les importa de donde surgen esas cosas. No les importa ni donde está. No les importa lo que hubo allí. Panrico. Donuts. Donettes. Podré pasar sin ellos. ¿Y vosotros/as?. Más sobre el tema en Compleganza.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario