Parentescos y verdad

viernes, febrero 11, 2005 10:30
Publicado en la categoría purnas

La SER denuncia que el nieto de la hermana de la madre del suegro de Zaplana tiene un restaurante.

Dice Libertad Digital. La SER lo que dijo es “que un pariente cercano a la familia política de Zaplana tiene un restaurante en una isla propiedad del Estado” (y por tanto, no aprovechable económicamente por particulares). La intención de Libertad Digital está clara, alejar el parentesco y quedarse en el restaurante, y no donde se encuentra. Efectivamente, el caso es más bien nimio, todo sea dicho, porque entre otras cosas el restaurante se abrió cuando Zaplana todavía era un chiquillo y sobre todo, porque con el dinero que este señor se ha llevado de Terra Mítica, cualquier otro chanchullo se queda pequeño. Repasemos el titular. El suegro de Zaplana es el padre de su mujer. Luego la madre del padre de su mujer, es la abuela de su mujer. La hermana de la abuela de su mujer es la tía segunda de su mujer, y el nieto de esta buena señora, por tanto, es el primo segundo de su mujer. ¿Hasta que punto es cercano este parentesco?. Pues depende y mucho, de cada familia. Hay familias que apenas se ven con sus hermanos, pero hay otras donde la relación se mantiene intacta con familiares de más grados. El problema no es la apertura del restaurante, cuando Zaplana todavía corría por entre las faldas de su madre cerca del Molinete, ese que fue magnífico barrio de putas de Cartagena. Sino que un empresario okupe una isla de propiedad estatal. Que la okupe y la explote desde hace 40 años sin que nadie haga nada, por influencia de Zaplana, o del propio empresario que monopoliza el negocio de barcos turísticos en la zona de Benidorm. Y esto, amigos, sí que pasó por la responsabilidad de Zaplana, alcalde de Benidorm, presidente de la Comunidad Valenciana, y ministro después. Obras son amores.

El plan de La Romareda divide otra vez a los socios del Ejecutivo aragonés Heraldo de Aragón
La DGA dará el sí a la nueva Romareda El Periódico de Aragón

Un día más, la verdad se resiste a aparecer detrás de los titulares aragoneses.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario