Buenafuente vs Sardá

viernes, enero 28, 2005 14:04
Publicado en la categoría purnas

El miércoles 26 de enero de 2005 es una fecha para recordar. Andreu Buenafuente en Antena 3 superaba a Xavier Sardá en Tele5. Es un hito histórico. Y confirma que la fórmula del Terrat que triunfó en Cataluña triunfa también en el resto de España frente a ese comentario típico de los nacionalistas del humor. Momento álgido al principio del programa, Buenafuente llama a una señora de Málaga emocionada porque le ha tocado un coche. Risas y más risas, chillidos al otro lado del teléfono. Barcelona y Málaga interconectadas por la carcajada. El seny y el age. Toma ya. Y mientras la Gramanet jugando en Santa Coloma como si jugara fuera de casa contra el Betis. Todo encaja. Menos la permanente amenaza de la censura contra Sardá. Es un programa barriobajero, lleno de vísceras sanguinolentas metafóricas, lleno de gritos y submundo. Y con una audiencia fiel. Es el momento de ver si la libertad es libertad o sólo libertad para lo que yo quiero. En el comité de autoregulación de la tele estarán representados también los productores de telebasura. Como no. ¿No se trata de autoregulación? ¿No se trata de que los que hacen tele se pongan sus propios límites?. Luego nos quejamos de que la iglesia no nos deje follar, no sólo con quien queramos, sino como queramos. Nuestras barreras morales vienen de una concepción equivocada de la democracia y la libertad. Valores absolutos los justos y sobre todo los consensuados. Y la educación, en las casas. Si a mi me apetece ver la jaula de grillos de A tu Lado ¿quien es el censor que dice que no puedo porque es horario infantil? ¿Sólo los niños ven la tele a las 5 de la tarde?. Otro gallo nos cantaría si la doble moral que empapa nuestras vidas no se derramara fuera de nuestras propias conciencias. Enhorabuena Buenafuente por hacer humor sin barriobajerismo, enhorabuena Sardá por hacer del barriobajerismo un esperpento con público fiel. Si quieres la sintonía de Purnas en tu movil, Politono purnas al 0000. Recuérdalo.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario