De baja intensidad

lunes, enero 10, 2005 9:34
Publicado en la categoría purnas

Hace 20 años que estalló una de esas “guerras de baja intensidad”. En 1983 el gobierno musulmán de Jartum extendió la aplicación de la “Shari’a” (la ley consuetudinaria islámica) a todo Sudán. Muchos países africanos son inviables desde el punto de vista económico por efecto de la colonización y posterior descolonización. Algunos, como Sudán, lo son también desde un punto de vista político y social. A una gran mayoría musulmana en el norte, colindante con Egipto, le corresponde una inmensa mayoría animista y cristiana en el sur, entroncando con la tradición centroafricana. A todo esto, pero no como principal causa, hay que sumar las reservas petrolíferas del país. Después de 20 años de “baja intensidad”, dos millones de muertos. 2.000.000 de muertos. Two millions. Sin contar las hambrunas, las epidemias. Después de 20 años sin intervención de ningún país europeo ni americano. Después de 20 años sin que la ONU llamara más que a declaraciones vacuas. Después de decenas de alto el fuego vulnerados. Después de 20 años COlin Powell se ha hecho la foto con el vicepresidente del país, y con el líder de los rebeldes del sur. Todavía hay focos bélicos en la región de Darfour. Por supuesto, el primer acuerdo ha sido repartirse el petróleo y el segundo no aplicar la “shari’a” en el sur animista. Por supuesto, cuando digo que se han repartido el petróleo no quiero decir entre todos sus habitantes, faltaría más.
A fin de cuentas es una buena noticia el fin de una guerra de “baja intensidad” con “tan sólo” dos millones de muertos. ¿Para qué estropearlo con sospechas, causas y consecuencias, no?

ps. El uso de las palabras “baja intensidad” tiene toda la carga irónica que un lector avisado quiera echarle. Gracias.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario