Te cambio un sueco por 10.000 malayos

jueves, diciembre 30, 2004 19:26
Publicado en la categoría purnas

Todavía estoy conmocionado por la muerte de tantas personas en el sudeste asiático. Todavía estoy conmocionado por el trato frívolo que se ha dado a los 100.000 muertos, estableciendo muertos de primera y de segunda. Todavía no comprendo como se puede hablar durante horas sobre los futbolistas italianos que se salvaron, o sobre los nietos de famosos que han muerto, o sobre algunos monarcas que se salvaron por los pelos, y tratar al resto de los que sufrieron el escalofriante temblor de la tierra como simples números. En una gran carrera por dar la cifra más grande. Todavía no entiendo como se puede dedicar parte de la información a los problemas para el turismo europeo y norteamericano. Ni entiendo que se ofrezcan testimonios, sin duda estremecedores, sobre las familias de los 1.500 suecos que han perdido la vida mientras disfrutaban de su viaje y no hayamos podido oir más que algún, mínimo, quejido desgarrado de los familiares de los autóctonos muertos. No lo entiendo. No puedo compartirlo. No puedo desearlo. No quiero ni pensarlo casi. Y más ayer, después de la muerte de una mujer concienciada con su propio dolor, y el dolor de los demás. Y, que queréis que os diga, que me suda la polla en este momento tanto el Archivo de Salamanca, como las selecciones catalanas, como el Archivo de la Corona de Aragón, el plan Ibarretxe, el apagón analógico de la televisión e incluso que me hayan pagado la nómina dos días tarde.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario