Mitos, hechos y expos

miércoles, octubre 6, 2004 12:32
Publicado en la categoría purnas

Una de las grandes paradojas de Barcelona es que la “ciutat de la pau” ese concepto generado a raíz de la gran manifestación contra la guerra de Irak, y debido en buena parte a que miles de extranjeros se sumaron a la movilización, está más que orgullosa de sus guerras. Exposiciones, documentales, homenajes. Els Segadors, la Sucesión, la Guerra Civil. Buena parte de los mitos de la sociedad catalana actual tienen su origen en los propios mitos generados por las guerras. Ayer visité una nueva exposición al respecto: “Viatge a una guerra”. Sobre Orwell su “Homenaje a Cataluña” y su estancia en el frente de Aragón y en Barcelona durante la guerra civil. Una más, claro. Parecía un homenaje sincero, ocultando eso sí la realidad. Orwell se fue asqueado de la Barcelona de Mayo. Donde unos catalanes (del PSUC), masacraron a otros catalanes (del POUM). Apoyados eso sí por sus partidarios de allende de las fronteras de la sagrada Catalunya (patria del meu cor).
Zaragoza también tiene sus propio mitos. Sus propios momentos críticos con la historia. Sus Cinco de Marzo o sus Sitios. Para conmemorar los sitios, el 200 aniversario, vamos, se pretende montar una Expo en el meandro de Ranillas, allí donde el Ebro se regira sobre sí mismo y deja espacio para la vida. Celebrar una guerra con nuestro siguiente mito, el agua. En el río. Aragón ha tenido una nueva batalla del Ebro. Y la ha ganado de momento. Y recogemos el impulso social sobre el agua y su aprovechamiento para hacer una operación medio urbanística, medio faraónica. Han surgido ya plataformas contra la Expo, lo cual no es necesariamente malo. Es decir, la ciudadanía tiene el deber de controlar que a) la especulación b) la sobreexplotación del medio ambiente c) el desarrollo de la ciudad discurran por donde deben discurrir y no dejar que el meandro del río nos equivoque y nos lance a la vorágine del enriquecimiento sin medida. Yo ni a favor ni en contra. A favor si se controla y se hace bien y sirve para que la ciudad crezca en calidad de vida, en contra si sirve para lo contrario. Poco a poco. Amonico. Como se hacen las cosas bien.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario