Detenciones en Iparralde

martes, octubre 5, 2004 11:00
Publicado en la categoría purnas

La operación policial del fin de semana en Iparralde ha traido aparejada no sólo la detención del número 1 de ETA, Mikel Antza, sino la aparición de todos los tertulianos del mundo para dar su opinión al respecto. ¿Está próximo el fin del terrorismo vasco?¿Se debe dialogar con ETA?¿Existe un problema político además del policial?. A todas estas cuestiones se han dedicado a intentar contestar en los foros televisivos y radiofónicos. Y por supuesto hay un poquito de todo. Es evidente que la táctica policial empleada desde el gobierno del PP y continuada por el PSOE ha dado unos inmejorables frutos para el bien público. Las detenciones han sido la tónica general, además de conseguir que la operatividad de la banda terrorista se vea seriamente mermada. Una vez sabido esto, y sin abandonarlo, ahora viene la segunda parte. ETA no dejará de existir hasta que no decida existir. Me explico. ETA ha creado un mito, que puede ser derrotado policialmente, pero que seguirá captando militantes hasta que un comunicado explique que dejan las armas. Con la actuación policial se puede (y debe) limitar su capacidad de matar, pero hay que buscar otro tipo de soluciones para evitar su metástasis.¿Diálogo?. Por supuesto. Pero ahora ETA no va a dialogar. No le interesa. Los continuos golpes han conseguido que si ETA ahora decidiera dejar las armas apareciera ante su público como una organización derrotada. Eso es lo más peligroso. Para dejar las armas, ETA tiene que dar un zapatazo sobre la mesa, es decir, organizar un gran atentado como primera frase de su discurso. Otra historia es el problema político. ETA ha secuestrado la voluntad de los vascos y abordar el problema político sin sacar del juego a la parte violenta supone pervertir el propio dialogo. Cuando ETA deje las armas y se integre en la vida política como partido político o como corriente de opinión o como organización social, entonces todas las partes tendrán la posibilidad de hablar.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario