Cuento para un mundo enfermo

sábado, septiembre 4, 2004 11:53
Publicado en la categoría purnas

Érase una vez un enano con un loro que esperaba sentado a que llegara su princesa. Érase una vez un gigante Atlas que sostenía en la cabeza el gran peso de un mundo enfermo. Érase una vez un jeque que montaba su caballo al revés por entre las calles de la ciudad, y mientras la gente sólo le veía el culo al caballo él se reía y reía. El loro del enano era un poco borracho y bebió cerveza de más y empezó a decir incoherencias. Y mientras Atlas se iba a su casa y el mundo caía en el vacío, el enano limpió la boca al loro que empezó a contar las noticias. “Más de 200 personas muertas en el asalto a la escuela de Beslan”. “Trillo dice no conocer los errores en la identificación de los cadáveres del Yakolev”. En ese momento, en ese preciso momento, los espíritus de los niños muertos en la escuela visitaban a Putin y Basaiev y les conminaban a acompañarlos a donde sea que fueran ellos. O eso, o los mandaron a la puta mierda por asesinos.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario