Todo está en los libros

sábado, julio 31, 2004 15:20
Publicado en la categoría purnas

Hoy va de libros. De dos, concretamente. Dos libros que responden al viejo criterio de textos perfectamente prescindibles. Igual me estiro hasta tres. El primero se llama “LOBO, un topo en las entrañas de ETA”. Un ejercicio retórico envidiable. Los terroristas son malos, salvajes, brutales. Pero el GAL…Ay, el GAL. Una gran frase es “Al Guardia Civil se le va la mano mientras interroga al detenido, y éste muere”. Claro. También se le va la mano al Policía que mata a quien pinta en la pared aquello de “Pan, trabajo y liber…”. Son chicos rudos, los maderos.
Va, otro. Uno sobre Serrano Suñer, el yerno de Franco. Aquel que dejó morir a centenares de apátridas, anteriormente españoles en los campos de concentración. El escritor, que no historiador, explica henchido de orgullo que “Serrano Suñer no sólo no es el nazi que la historiografía nos quiere hacer creer, sino que frenó las ansias expansionistas de Hitler en España”. Se lo digan a los de Gusen y Mathausen. Se lo digan a la División Azul.
El último, para no cebarme, “Contra el liberalisme i el cofoisme lingüistic”. De Contrastant. Es un libro contra Arcadi Espada y otros liberales lingüísticos. Es decir, contra aquellos que piensan que una lengua es de una persona y no de un pueblo. Podría ser útil un libro contra esto, pero éste se define muy pronto como una estupidez. Desde el momento mismo en que en la primera página explica que “una llengua serveix per crear identitat”. O sea, para crear identidad. No para comunicarse, no. Para crear identidad. Es decir, una estupidez.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario