Trabajo en el Caprabo

domingo, julio 4, 2004 12:14
Publicado en la categoría purnas

He hecho 2000 kilómetros para dar palmas con Alejandro Sanz. He hecho 800 kilómetros para bailar con Carlinhos Brown. He hecho 5000 kilómetros para remover la basura del Caprabo y sacar la fruta podrida. Barcelona 2004.
Los veo cada noche. Yo llego de trabajar, cansado de estar de pie 6 horas. Si llego un poco antes están sentados en el banco, esperando a que las cajeras saquen la basura del Caprabo. Si llego un poquito más tarde están removiendo la basura, sacando cada una de las bolsas, abriendo cada paquete buscando lo que no está podrido ni pasado. Tienen un pacto con las trabajadoras de Caprabo. En las bolsas no mezclan la comida con otras cosas, y las bolsas de comida las dejan fuera, no dentro del contenedor. La segunda parte del pacto, la que cumplen los que recogen la basura es que no quede nada fuera del contenedor. Eso lo he visto cuando paso un poco más tarde. Han dividido ya la comida. Normalmente hay un par de familias ecuatorianas, una pareja de abuelos (sin complemento de pensiones, se supone), y una familia gitana. Tienen todos sus bolsas con bandejas de carne, fruta, verdura, botes, lo que haya. Estan divididas las bolsas igualitariamente y todos, las diez o doce personas que rondan por los contenedores limpian la calle. Meten todo al contenedor y dejan la acera como si nada hubiera pasado. Los turistas que salen del metro boquiabiertos por la Sagrada Familia ni han visto ni verán que hay gente removiendo la basura. La calle sigue limpia, el contenedor cerrado. Y tres o cuatro familias podrán comer con aquello que la gente ya no comprará porque está recién caducado. En el fondo es un trabajo. Clasificador, ordenador y limpiador de contenedor de basura de Caprabo. Cobro en especies. Un día de fiesta a la semana. Horario de trabajo de 21’30 a 22’15. No pagas extra. Incentivos variables.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario