Ave, César, los que van a paso de tortuga te saludan

miércoles, junio 2, 2004 10:42
Publicado en la categoría purnas

foto_58423.jpgVamos a hablar despacito, porque es leer los periódicos de la mañana y tener miles de comentarios que hacer. Incluso podría hablar del debate de ayer. Bueno, lo de debate es decir algo. El formato que siguió la entrevista a dos hizo que fuera el peor debate de la historia de la televisión. Eso sí, a Mayor Oreja se le vio mucho más nervioso que a Borrell, a pesar de que este último tuvo el cuajo de criticar el PHN, siendo que él siendo ministro, intentó aprobar uno mucho peor que el que se derogará definitivamente el día 11. Que tranquilos nos quedaremos de una vez.

……

Siguiendo con la magnífica política de infraestructuras del Partido Popular en Aragón, resulta que el AVE jamás, y resalto lo de jamás, circulará a más de 250 o 300 kilómetros por hora. ¿Se acuerdan ustedes de las prisas del PP el año pasado?¿De los problemas con los socavones?¿De la falta de previsión?. Aquí llegan. POr cierto que en la misma noticia se hablan de otras cuestiones que se antojan imprescindibles como la red de cercanías para Zaragoza o las conexiones con Teruel.

……

El otro tema del día fue la moción aprobada por el Congreso para que las selecciones de los diferentes territorios puedan tener reconocimiento internacional. Para el PSOE una condición sine qua non es que no puedan enfrentarse con España, para el PP, ni eso, para los nacionalistas es casi lo que más desean. El problema es que España no es España sin Cataluña, el País Vasco o Castilla-La Mancha, porque la formación del Estado así se originó. Así que o todos representan juntos a España, o los demás no podrán emplear el nombre. Es una cuestión histórica. Que ni unos ni otros parecen tener suficientemente clara. Y además da para un post muy largo que ahora no me acaba de llamar. De momento, la selección aragonesa de balonmano se enfrentará a Serbia el 10 de junio en Huesca, en su tercer partido oficial. Digo, amistoso, ¿no?

……

Diario Avui. La Iglesia no consultó sobre la división de la Diócesis de Barcelona. ¿Pero quedamos o no quedamos con que el Estado y la Iglesia no han de ir de la mano?¿A quien tienen que consultar? Las divisiones territoriales eclesiásticas son responsabilidad suya y no deberían influir ni lo más mínimo en la política. Bastante tenemos con la ofensiva ultra de algunos obispos y la defensa apasionada del “señor” Jiménez de Parga, aquel que se lavaba en Granada con fuentes de colores.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario