Amor de madre

domingo, mayo 23, 2004 11:47
Publicado en la categoría purnas

IMGP0500.jpgEn la foto la madre de Ricardo Ortega, el periodista que, subcontratado por Antena 3 televisión, fue asesinado en Haití durante la revuelta contra el presidente Aristide. El viernes, durante el homenaje a los periodistas muertos en el ejercicio de su profesión, y con la noticia fresca del asesinato de cámara de Al Jazeera, esta señora se levantó de su silla, con los ojos llorosos, y nos leyó una carta que nos puso a todos los pelos de punta. Una madre. Como todas, advirtiendo a su hijo que tuviera cuidado, que no hablara más de la cuenta, que hiciera lo que tuviera que hacer pero que no se creara enemigos peligrosos. Pero una madre que entendía el fuego que agitaba la vida de su hijo. Conocer la verdad. Y con ella, ayudar a aquellos que sufrían una realidad injusta. En Chechenia, en Panamá o en Haití. En su corazón de madre la comprensión hacia su hijo y su espíritu de protección. Un testimonio brutal. Porque a Ricardo Ortega le pegaron tres tiros en Haití, y con ellos hicieron surgir una pregunta a su madre: “¿Por qué?”. Durante este año han muerto 17 periodistas cumpliendo su deber, la mayoría en Irak, cubriendo una guerra ilegal e injusta como todas las guerras. En otros países hay periodistas que no mueren, pero son encarcelados, como en Cuba. Y en otros ni siquiera eso, pero son capaces de autocensurarse para no crearse enemigos, para subir puestos. Todos tenemos una madre que nos dice que tengamos cuidado. Y hay que tenerlo. Pero la misión de un periodista es conocer la verdad para darla a conocer. Y eso a veces es mortal, peligroso e impopular. Pero para eso está la vocación, y la seguridad de que hacer bien nuestro trabajo supone construir un mundo un poquito mejor.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario