el Diego sufre

lunes, abril 19, 2004 11:35
Publicado en la categoría purnas

Tenía una zurda de oro, y muchas ansias por ganar, siempre. Pensaba, corría, asistía, goleaba. Cada balón que tocaba en sus buenos tiempos era peligro. Era el “10”. Es Diego. El Diego. Pero no ha sabido pelear con la vida. No sabe. Está en estado crítico. Ha sido el mejor que yo he visto en directo. Puede que haya sido simplemente el mejor. Tiene su propia Iglesia, y ahora sufre su pasión. Obeso y sudoroso se le vió en el Boca-Chicago. Con respirador artificial está en una clínica privada. Ha sido, y es, un tipo peculiar, de la marginalidad de Buenos Aires, y nunca supo asimilar lo grande que era. Lo grande que fue. Un tipo capaz de hacer a un equipillo del sur de Italia campeón de la Serie A italiana. Un tipo que ha ganado un par de mundiales como si tal cosa. Un tipo que adoraba a Castro (Fidel), y a Guevara (Che). El es “el Diego”. Y lucha por su vida. Aunque nunca se le dió bien.

¿Y Jiménez Losantos? Ya no me indigna. Ahora da más pena que otra cosa, intentando convencer de que la retirada de Irak es la primera promesa incumplida de ZP. Qué trabajos nos manda el Señor. Antonio Casado, el contertulio de centro (y por ello vilipendiado) en la Mañana de la Cope, le decía a Federico (don) que si las tropas habían ido en ayuda humanitaria y estaban atrincheradas o sitiando Nayaf, no estaban cumpliendo su papel, y por ello debían volver cuanto antes. “Eso no tiene nada que ver”, ha gritado FJL. Pobre. Si es que en el fondo, da penica.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario