Telepizza

martes, abril 6, 2004 13:20
Publicado en la categoría purnas

Tienes 25 años. Te aburres en Madrid y decides coger la saturada y agujereada autovía Madrid-Valencia camino de Alicante. Ahí estás. Tú. Tranquilamente, con un coleguita, decides atracar un banco. Y ves la sucursal del Banco Popular.¡Adelante!. Claro, que los guardias de seguridad tienen por costumbre avisar a la policía cuando pasa algo de esto. Así que un atraco se convierte en un secuestro. El secuestrador tuvo algo especial. Consciente de su propia actualidad charló con un redactor de Tele5. “Dígamos que soy el director en funciones del banco”, le dijo. Olé. Luego pidió comida y bebida. Pero no le trajeron la cerveza con alcohol y de la marca que quería. Normal. Yo también me reboto si pido, es un poner, Ambar, y me dan Estrella sin. Bonita estampa la del negociador en calzoncillos. Todo muy a la yanki, televisado, en directo. Hasta la persecución. Porque al payo, de 25 años, y al que hasta su padre trató de convencerlo viniendo de propio desde Madrid, acabaron dándole una moto de gran cilindrada (tele5 dixit). El hombre salió de la sucursal, dejó libres a los dos últimos rehenes y montando en la moto, huyó, seguido por las cámaras en directo. Aquí se acabó el remedo yanki. Allí, en Arkansas, o en Nueva York le hubieran pegado dos tiros a pelo. Aquí, como somos más discretos, le cruzaron un coche oscuro y sin luces en la calzada. El atracador está muy grave en el hospital.13 horas esperaron para no generar situaciones de violencia, para acabar con el tío en estado muy grave en el hospital. No se yo cual es la ganancia en el trato. Lo mejor, que todo acabó bien para los secuestrados. La próxima vez, y sí sale de esta, este hombre pedirá a Telebotellón, que le sale más a cuenta.

Cómo son nuestros políticos. Entre tres y cinco terroristas se suicidan, y convocan dos manifestaciones diferentes contra el terrorismo. Viva la unidad. Que cruz con esta gente. Claro cómo estamos en Semana Santa y en Madrid hay pocas procesiones. Será.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario