El blanco manto

viernes, febrero 20, 2004 13:45
Publicado en la categoría purnas

img131061s.jpgLlega así, de improviso, como una tregua de ETA. Llega con el frío. Del Pirineo, de la montaña. Del valle. La nieve es un clamor, uno más. Interrumpe la vida ciudadana, le da un sentido diferente, y acude a la llamada de quienes no entienden un mundo falto de calor y lleno de contradicciones. La nieve, con su fría humedad, con su blancura de pequeña duración, aleja por un momento todos los fantasmas. Los del miedo, los de la traición, los de la injuria, los del electoralismo, los del robo y el desfalco. Cuando nieva en una ciudad que no está acostumbrada a verse sorprendida por los copos todo cambia. Por eso está bien este frío que nos inunda. Ayer a las tres de la mañana nevaba en Plaza Catalunya en Barcelona. Hoy Zaragoza ha amanecido blanca, blanca. Del candor que sobrecoge a algunos de nuestros paisanos. La nieve ha sepultado la primera piedra del trasvase, la tregua de ETA, la bonhomía del ingenuo Carod y la felonía de quien quiere cambiar pasamontañas por votos. Pero la hoguera no se apaga. La nieve no apaga las hogueras, porque durante siglos el fuego ha sido compañero de quienes vivían en las cumbres del Pirineo, en los valles de los ríos, o en los Monegros más secos. Y con nieve alrededor, las chispas de la rebelión, las chispas de la disconformidad, las chispas del “NO PUEDE SER”, surgen más fuertes que nunca. La belleza de la nieve, con sus cantos de sirena, sólo consiguen que apartemos cinco minutos la mirada de la realidad. Para volver, con más fuerza, a enfrentarnos al crudo invierno.
Y encima es carnaval.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Una respuesta to “El blanco manto”

  1. Andalucía entera…con Marinaleda | Purnas en o zierzo says:

    marzo 14th, 2011 at 22:37

    […] Hace tres años: El blanco manto […]

Dixa un comentario