Avalancha

martes, febrero 17, 2004 10:49
Publicado en la categoría purnas

Hoy es un día de esos intensos, que comienza con fuerza y puede acabar, en fin, puede acabar de cualquier manera. Es un día lleno de noticias para comentar. De historias que contar. Así que voy a poner unos cuantos titulares, los importantes. Por lo menos para que veáis lo que pulula por mi cabeza, que no es poco. ¿Será la luna?.
Al parecer un juez de Pamplona ha autorizado a una pareja de lesbianas a que adopten un bebé. En este país, todavía es noticia una cosa así. Felicidades para ellas, y para el juez de Pamplona, un adelantado a su tiempo. La normalidad cuesta.
Venga, otro. El Vaticano, ¡Alabado sea el Señor!, da la razón a Aragón en la reclamación sobre sus bienes culturales. Para quien no conozca el tema, se recomienda una visita al sector gótico del Museo Nacional d’art de Catalunya, o al Museo Diocesá de Lleida. Y comprobará con gratitud, como decenas de obras de arte robadas, expoliadas, compradas, o cogidas, en parroquias de Aragón, ondean su “catalanidad”. Las obras irán a parar al Museo de Barbastro. De esperar que al lado de los huesos de los mártires claretianos.
Otra, otra. Valencia triplicará sus campos de golf en siete años.. No exige mayor comentario, de hecho. Mañana Aznar pone la primera piedra del trasvase, a la vez que el Gobierno de Aragón se sentará a negociar con los afectados por Yesa “sin condiciones”. Del diálogo a la política de hechos consumados hay todo un mundo. El que separa Zaragoza de Madrid por la cochambrosa autovía. Incluso, otro mundo más, el que separa la propia Zaragoza de la montaña y los montañeses. Izquierda Unida, por cierto, ha denunciado a la Junta Electoral la puesta de la primera piedra del trasvase por ser electoralista.
Para acabar, dos más de diálogo.
Iturgaiz asegura que no debatirán el plan Ibarretxe. Y la última, Rajoy en precampaña, sin debates ni ruedas de prensa. ¿Para qué? se preguntarán Rajoy e Iturgaiz, si nuestros medios de comunicación ya nos hacen día a día la campaña y se encargan de machacar al adversario. Sabeis, Franco era de la misma opinión, artillería y aviación machacaban las posiciones enemigas, y luego todo se trataba de rematar a los heridos. Buen y largo día.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario