No estaba muerto, que estaba de parranda

miércoles, febrero 11, 2004 11:43
Publicado en la categoría purnas

Otro político que se va por ahí, sin consultar a Dios ni al Diablo, tranquilamente. Sólo que no se ha ido a negociar con nadie, ni siquiera a discutir. “¡Mans netes!“. Se fue de fiesta. Mucho más sano. Con sus amigotes en Kiev, mientras medio mundo estaba preocupado por su salud, por su libertad. Él reivindica su vida privada, claro. Cada cual debería ser dueño de sus actos. Pero bueno, que una llamada a su santa esposa tampoco está de mas. Eso sí, el vodka ucraniano es mucho más bueno (y barato), que el ruso. Ya decía la canción, “no estaba muerto, que estaba tomando cañas”.
Luego está Jose Mari, el “acólito mussolinesco del führer”, según Castro, que va a Calatayud, y en vez de preguntar por la Dolores, como manda la tradición a los que no tienen ni idea de la idiosincrasia bilbilitana y dice que se siente “orgulloso de haber creado el PHN”. Debía haberse tomado algo de pajarilla de Magallón o de Cosuenda. Sobre todo para decirlo en Aragón, claro. Pero lo triste, siempre lo he dicho, no es que Aznar diga lo que le plazca. Lo triste, es que quienes estaban allí, aragoneses como yo, le aplaudieran por mentir. Por decir que había más trenes, por decir que habían impulsado la autovía Somport-Sagunto, por decir que el trasvase es “bueno para todos”. Por decir eso, le aplaudieron. Le ovacionaron. Igual hasta le dijeron “guapo”. Porque puestos a mentir, todos podemos hacerlo. Hubiera estado mejor Aznar con el político ruso, en Kiev. Desaparecido. Tomando vodka. Borracho debe estar más gracioso todavía.
Ahora, que para gracioso lo de “Memoria de España”. Todos preocupados por el tono “españolizante y reaccionario”, y resulta que son anarquistas. Ole. Ayer, en plena Edad del Bronce se atrevieron a decir: “Con los metales, con la sedentarización y con la escritura, nació el estado, como garante del mantenimiento de las desigualdades“. Negras tormentas agitan los aires. Salud y anarquía, compañer@s.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario