El pecado de la diferencia

viernes, enero 16, 2004 12:05
Publicado en la categoría purnas

Continuan las andanadas por ahi. Fuera de Aragón por supuesto. En los periódicos aragoneses, casi nada. Ni una palabra. En los de fuera, en los ABCeses, en las Razones, en las Libertades DIgitales…andanada tras andanada. Bombardeo estratégico, de posición. Como los aliados en Hamburgo o los nazis sobre Londres. Perla de César Vidal a una pregunta sobre si el catalán es catalán: “R: Es que no lo es. El valenciano es una lengua que se hablaba ya en Valencia antes de la entrada de las tropas catalanas de Jaime el conquistador. El balear con el paso de los siglos se ha distanciado tanto del catalán como, por ejemplo, el gallego del portugués (no veo yo a ningún gallego diciendo que lo que hablan en Lisboa es gallego, dicho sea de paso) y lo de Aragón es algo muy distinto.”. Llena de sabiduria filológica. Siempre que se mezcla lengua y política pasan estas cosas. ¿Acaso los argentinos no hablan español? Pero dicen placard y boludo, en vez de armario e imbecil. ¿acaso un andaluz no dice sieso donde un aragonés dice sanselo o sonso?. No me gustaría que las andanadas del españolismo rancio impidieran una vez más lo que se reclama, ya no como derecho, sino como una operación de urgencia contra la desaparición del aragonés y el catalán de (en) Aragón. Cal una lei de fablas ya. Cal una llei de llengues ja.
Pero que no se preocupen en Madrid. Que los aragoneses no somos catalanes, ni los infanticos del Pilar cantarán el Bendita y Alabada en catalán. Ni siquiera en aragonés. La mayoría de los aragoneses hablan (hablamos) castellano, y eso seguirá siendo así. Pero a los que no lo tienen como lengua materna, hay que protegerles su cultura, su tradición y su dignidad. Pero que no se preocupen en Madrid, que cuando vengan a estozolarse en los barrancos les hablarán en castellano. Todo lo más se les escapará un “me’n boi” o un “o barranco”. Pero que no se preocupen en Madrid, cuando les insultemos por el expolio que están llevando a cabo lo seguiremos haciendo en castellano, para que nos entiendan. Pero que no se preocupe el nuevo obispo de Teruel, el murciano, ni el presumible nuevo diputado por Huesca, el valenciano, podrán votar o dar sermones sobre la solidaridad del trasvase en castellano. Seguiremos sin entenderlo. Pero no por una cuestión de idioma.
LEI DE FABLAS YA!

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario