Elecciones, oe, elecciones oe!

miércoles, enero 14, 2004 12:09
Publicado en la categoría purnas

Visto lo visto ayer, todas las propuestas, criticas, retiradas, e incluso las declaraciones grandilocuentes de los presidentes americanos, una reflexión de Milan Kundera en “La inmortalidad”. Goethe ha ido a visitar a Napoleón, aquel al que los españoles, y los aragoneses en particular recibieron a garrotazos cuando vinos a traernos la “Libertad duradera”, y el pequeño emperador exclama: “He aquí un hombre”. Transcribo.

Esa breve frase es precisamente lo que hoy se llama en Francia “une petite phrase”, una frasecita. Los políticos pronuncian largos discursos en los que repiten una y otra vez lo mismo sin el menor pudor, sabiendo que da exactamente igual que se repitan o no, porque el público de todos modos sólo se enterará de ese par de frasecitas que los periodistas citarán de sus discursos. Para facilitarle el trabajo y orientarles un tanto, los políticos introducen en sus discursos cada vez más idénticos una o dos frases cortas que hasta ese momento no habían dicho, lo cual es en sí mismo tan inesperado e impresionante que la frasecita se hace inmediatamente famosa. El arte de la política no consiste hoy en guiar a la polis (ésta se guía sola por la lógica de su oscuro e incontrolable mecanismo), sino en inventar “petites phrases”, atenor de las cuales el político será visto e interpretado, plebiscitado en los sondeos de opinión pública y también elegido en las siguientes elecciones.

Puedes dejar una respuesta, o un trackback desde tu sitio.

Dixa un comentario